Black & White House

En el área residencial de Yermouk, se levantan seis villas, con acceso desde una sola calle, compactadas por un solar alargado y enfrentadas a dos visiones opuestas. Las villas con fachada a la calle principal y vía de acceso, se elevan dos metros sobre el nivel público, y se desarrollan en torno a patios privados desde los que surge la actividad familiar, íntima e introspectiva. Las tres villas con fachada a la parte posterior, son más compactas y lineales, y se comunican con un vasto horizonte, salpicado de infraestructuras. Abriendo grandes huecos hacia el exterior, desarrollan su vida frente a sus jardines a nivel de calle, de un modo extrovertido. Cada villa cuenta con un extenso programa, cuatro habitaciones, tres salones, comedores, cocina, garaje y zona de servicio, y son la organización de este y la jerarquización de sus flujos,  los generadores del volumen final. El conjunto muestra la individualización de cada vivienda y el reflejo de sus espacios interiores, formado por prismas rectangulares, a los que se les han aplicado dos acabados –cerámica texturizada en piedra y estuco- que homogenizan y caracterizan el edificio con una única identidad.

Staff
Imágenes